Quiero comprar (o vender) un inmueble. ¿Qué “papeles” necesito?

La compra (o venta) de un inmueble suele ser la mayor inversión de una persona a lo largo de su vida. ¿Nos preparamos bien o nos la jugamos?

Lo que sigue es una guía práctica para las personas que están pensando en comprar (o vender) un inmueble y quieren conocer qué documentos son importantes.

Seremos muy esquemáticos. No pretendemos que esto sea un asesoramiento completo, sí una primera información. Les recomendamos que, ante cualquier duda, consulten con un experto de su confianza.

Por supuesto, también en RAMIS ABOGADOS estamos a su disposición si lo prefieren.

PASOS:

1.- Primero y esencial. Comprobar la propiedad y su situación.

  • La nota registral es fundamental para conocer quién es el propietario y qué otros derechos reales afectan a la finca que vamos a comprar o vender.
  • Menor importancia tiene la información catastral, pero es muy recomendable, sobre todo en inmuebles rústicos, para poder conocer sus linderos.

2.- Documentación obligatoria.

  • Certificado de eficiencia energética en los casos de venta (también de alquiler).
  • Certificado de estar al corriente de pago de los gastos de la comunidad de propietarios, cuando se trata de inmuebles en propiedad horizontal.
  • Recibo de pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), “la contribución”, cuando se trata de bienes situados en zona urbana o en rústica con construcción.
  • Sin ser imprescindible, recomendamos además disponer del recibo de pago de la Tasa de Residuos Sólidos Urbanos, “las basuras”.

3.- Conocimiento de la situación urbanística.

Hoy en día diríamos que ya es imprescindible. Los documentos que dan esta información no son exigibles, pero sí esenciales para la seguridad del comprador.

Por eso mismo es conveniente que el vendedor los pueda poner a su disposición:

  • Cédula de habitabilidad. Es un documento necesario, para contratar los servicios (agua, electricidad, teléfono, internet, gas, etc.) y para su destino al alquiler turístico.
  • Cédula urbanística. No confundir con la anterior. Este es el documento que nos indicará las principales características de la situación urbanística del inmueble.
  • Mucho ojo, si el inmueble está cerca de la costa. En este caso es más que recomendable dirigirse a Demarcación de costas para conocer si está afectado.

4.- Otros documentos de menor relevancia.

Lo que sigue es una relación de documentos de menor importancia, pero no que dejan de aportar la información que a la postre puede decidir una venta. No los enumeramos todos, pero sí los más habituales:

  • Certificado de no infracción urbanística. Se ha vuelto muy común, sobre todo cuando se trata de viviendas unifamiliares.
  • Certificado municipal de final de obra. Nos garantiza que las obras se han ejecutado de acuerdo con la licencia. Por tanto, también nos confirma que existe licencia.
  • Los recibos de pago de los servicios de que esté dotada la vivienda, tales como el gas, las comunicaciones, electricidad, agua, … para conocer cómo podremos disponer de ellos en el futuro.
  • Certificado final de obra de los técnicos que hayan intervenido en la construcción.
  • Licencia de obras. Es el documento que, tras la tramitación, expide el ayuntamiento correspondiente y que indica que la construcción se adapta a las normas urbanísticas.
  • Proyectos, tanto básico como de ejecución. Son los proyectos con arreglo a los que se ha ejecutado la construcción.
  • En ocasiones, las construcciones (o sus instalaciones) pueden disponer de manuales de mantenimiento, utilización o similares. Conviene informarse.
  • Estatutos de la comunidad. En todo caso, se podrán hallar en el Registro de la propiedad y recogen normas que pueden tener gran trascendencia.